“Ningún hombre conoce lo malo que es hasta que no ha tratado de esforzarse por dejar de serlo”. Clive Staples Lewis.

domingo, 14 de marzo de 2010

Aullidos de Terror (1976)


Siempre que puedo aprovecho para ver cualquier película sobre hombres lobo porque me gustan mucho. Aunque también reconozco que a veces resulta bastante difícil encontrar una que realmente valga la pena. El otro día tuve la oportunidad de ver Aullidos de terror (La Lupa mannara) de Rino di Silvestro, una película que me llamaba mucho la atención porque al parecer se podía ver un espécimen de hembra licantrópica en todo su esplendor.

La película arranca bien, una tía se pone en pelotas en frente de una hoguera y se convierte en mujer lobo. ¡Incluso tiene pelos en los pezones! Entonces un grupo de pueblerinos cabreados decide acabar con la bestia (muy al estilo de Frankenstein) y la queman viva, pero... ¡oh, lástima! Era todo un sueño de una rubia cañón encarnada por Annik Borel, actriz que tan pronto te pone como una moto, como te da un mal rollo de la hostia (tiene un rostro bastante peculiar...) Bueno, a lo que iba. La chica tiene bastantes pesadillas en las que ve a una antepasada suya (con el mismo rostro que ella) que se convierte en mujer lobo y al parecer, dichas pesadillas vienen provocadas porque en un pasado la chica fue violada, cosa que también hace que repudie el sexo y no quiera mantener ninguna relación con nadie (hombre/mujer). Vale, hasta ahí bien. Acto seguido su hermana viene a su casa acompañada de su novio/prometido (que mira tú por donde es el mismo pueblerino que fue a por ella en el sueño) y está siente algo de celos/asco por como la pareja consume su amor. Acto seguido mata al novio y la chica es ingresada en un hospital tras la crisis sufrida. Pero tras un "descuido" la chica logra escapar del sanatorio y comienza a cargarse a hombres y mujeres que consuman o intentan consumar el acto sexual con ella. Finalmente la chica conoce a un tipo que es especialista en películas del oeste y se enamora de él curandose así de su mal. La chica deja de sentir ese deseo irrefrenable de matar y no siente ese asco por el sexo. Es feliz. Pero la cosa se complica cuando un grupo de maleantes entran en su hogar y matan a su novio y la violan a ella...


Y ahora viene mi pregunta: ¿donde cojones está la mujer lobo del principio?

La película puede resultar entretenida sobretodo por el papel que hace la actriz principal (de verdad que en algunos momentos da mal rollo), pero la película no llega a funcionar en ninguno de los aspectos que toca. Intenta tocar el género de terror y no llega a cuajar (como he dicho solo se ve una mujer lobo al principio, y encima es un sueño). La película también intenta ahondar en los aspectos más dramáticos ¿y psicológicos? de la protagonista ya que la película está basada en hechos reales. Pero finalmente la cosa acaba siendo inverosímil a todas luces (ese final comiéndose a los violadores/asesinos a la brasa, canta como una almeja...). Como thriller policíaco, puff... apenas se profundiza en la investigación (por cierto en el papel del comisario encontramos a Frederick Stafford, que aparecía en La Trastienda de Jorge Grau). Y como film erótico sabe más bien a poco, porque hay un gran trozo de película en el que apenas hay desnudos (aunque de principio a la mitad se recrean bastante. A lo mejor es que soy demasiado guarrete y no me contento con nada).

Peeping Toms

La secuencia en la que vemos a Annik Borel masturbandose mientras observa a su hermana y su prometido haciendo el amor, vemos (de refilón) una pequeña mosca que aparece así sin más. La cosa parece no tener ningún misterio, pero visionado tras visionado, me percaté que la mosca salía de debajo del vestido de la joven dama. Si, supongo que es una gilipollez, pero a mi me inquietó...


La gran pregunta: ¿de donde narices sale la mosca?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada