“Ningún hombre conoce lo malo que es hasta que no ha tratado de esforzarse por dejar de serlo”. Clive Staples Lewis.

domingo, 14 de marzo de 2010

El Aullido del Diablo (1988)


Está es sin duda, la película más personal de Naschy, y con la que comenzó su Etapa de Resentimiento, como a mí me gusta llamar a esta etapa en la filmografia del actor (otros ilusos lo llaman Decadencia y según ellos comenzó mucho antes). Esta Etapa de Resentimiento está compuesta por El Aullido del Diablo, La Noche del Ejecutor, Licántropo (El asesino de la luna llena) y Rojo Sangre, todas ellas con guión de Naschy y con una fuerte crítica a una sociedad que va cambiando a pasos agigantados. Los protagonistas de estas películas, no encajan de ninguna manera en los tiempos que corren y están caracterizados también, por estar atormentados (aún más, si cabe, que en el resto de la filmografía de Naschy) por elementos semi-autobiográficos del actor: ya bien por la enfermedad en Licantropo (sufrió un ataque al corazón), por la perdida de su familia en manos de una sociedad descontrolada en La Noche del Ejecutor (con esto, creo suponer, que muestra su rechazo a un país que le vapulea), o bien por el olvido profesinal en Rojo Sangre y en El Aullido del Diablo.


Naschy venía de dirigir películas con presupuestos algo elevados y en coproducción con Japón (entre los proyectos hispano-japoneses que dirigió, encontramos dos de sus películas más emblemáticas: El carnaval de las bestias y La bestia y la espada mágica), pero tras la muerte Masurao Takeda (productor y amigo de Naschy), Naschy, que ya tenía serios problemas para encontrar papeles, le fue aún más difícil conseguir proyectos interesantes, ya que se encontró un país que ya no creía en las películas de terror con hombres lobos y vampiros, y (lo peor de todo) se avergonzaba de ellas (mi padre me suele decir: "¿Como me podían dar miedo estas películas? ¡Que mal hechas están!" y yo le digo: "Si están tan mal hechas y consiguieron darte miedo, no deben estar tan mal hechas como dices").

En la película que nos ocupa, se cuenta la historia de Hector Doriani (Naschy), un actor fracasado o más bien abocado al fracaso, que vive con su sobrino (interpretado por el propio hijo de Naschy). Adrian, el susodicho sobrino, vive el día a día fantaseando con su difunto padre, un famoso actor que interpretó grandes pepeles en el cine terror, como el Fantasma de la Opera, Frankenstein, Quasimodo, y como no el licántropo ¡Waldemar Daninsky! Y eso es algo que a su tío parece no gustarle nada. Por otro lado, Hector Doriani paga a mujeres que encuentra por la carretera, para someterlas a extraños juegos sádico-eróticos, disfrazado de Barba Azul, Fu-Manchú o Rasputín...


En El Aullido del Diablo, Naschy intentó plasmar la falta de reconocimiento que había sufrido durante años, y las duras críticas que había soportado durante su prolífica carrera. En la película se presentan dos personajes gemelos (caracterizados por él mismo, claro): uno es el envidioso Hector Doriani, un actor que tras haber representado a Shakespeare y a otros grandes autores, jamás consigue la enorme fama que consiguió su hermano fallecido Alex Doriani, un actor de películas más modestas en las que interpretó papeles como Mr. Hyde, Frankenstein y demás monstruos del Terror... Su envidia le empuja atormentar a su sobrino, diciéndole que su difunto padre no era un actor de verdad y que lo único que sabía hacer, era ponerse una mascara en películas de terror baratas. El Aullido del Diablo, supuso un tour de force para el actor, ya que llegó a interpretar, nada más y nada menos, que 12 personajes. En la película también aparecen grandes actores de la talla de Howard Vernon (Miss Muerte) y la bellísima actriz, Caroline Munro que aparecía en diversas producciones de la última etapa de la Hammer y en la interesante Maniac (William Lustig, 1980).

Está película (a la espera del estreno de sus próximos proyectos), supone la última gran película dirigida y protagonizada por Paul Naschy (la última película que dirigió es La noche del ejecutor, que aunque tiene algunos aspectos interesantes, el resultado es bastante sonrojante. ¿Como puede ser que la persona que intervenía en el guión de películas tan liberales como El Transexual o El Francotirador, hiciera esta película? Muchas veces me pregunto: ¿que es exactamente lo que quiere decirnos Naschy con esta película?)

Titulo original: El Aullido del Diablo (España, 1988)
Director: Jacinto Molina
Guión: Jacinto Molina (aparentemente basado en un guión de Salvador Sáinz).
Actores: Paul Naschy, Caroline Munro, Howard Vernon...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada