“Ningún hombre conoce lo malo que es hasta que no ha tratado de esforzarse por dejar de serlo”. Clive Staples Lewis.

domingo, 14 de marzo de 2010

La Bestia y la Espada Mágica (1983)


Waldemar Daninsky (Paul Naschy) arrastra una maldición que una bruja cabrona lanzó siglos atrás al clavar un cuerno de cabra en el vientre de una antepasada suya. Por lo que el bueno de Daninsky viajará hasta el país del Sol Naciente, donde al parecer existe una solución para paliar su maldición...


Muchos son los que se ríen cuando digo que La Bestia y la Espada Mágica es una de las últimas grandes películas sobre hombres lobo que se realizaron en los gloriosos años 80. Si, también hubieron otras muy buenas como En compañía de lobos (Neil Jordan, 1984), Una Pandilla Alucinante (Fred Dekker, 1987), y otras interesantes como Miedo Azul (Daniel Attias, 1985) o la sobrevalorada Un hombre lobo americano en París (John Landis, 1981). Pero ni si quiera películas tan geniales como esa obra maestra llamada Aullidos (Joe Dante, 1981) o la notable Lobos Humanos (Michael Wadleigh, 1981), logran eclipsar el tono épico y aventurero de la cinta que nuestro querido Paul Naschy, y su atormentado y famoso personaje Waldemar Daninsky, consiguieron en La Bestia y la Espada Mágica.


Si bien es verdad y evidente, que la La Bestia y la Espada Mágica ha sufrido un desgaste brutal con el paso del tiempo y los efectos especiales han quedado más que desfasados. (Un claro ejemplo es esa pelea entre el tigre bengalí de Sandokán y nuestro licántropo Waldemar Daninsky que no pone en tensión ni a mi abuela Mariana. Aunque también hay que decir que está mucho mejor de lo que muchos se empeñan en decir). Hay que saber apreciar que esta película esta realizada con un enorme respeto y cariño por el cine de terror clásico y por el cine de aventuras, que aderezados con el toque Naschy, es decir, con pequeños toques de erotismo y violencia, hacen de La Bestia y la Espada Mágica uno de los grandes (y últimos) clásicos del fantaterror patrio... Fácil es reírse de esta película, tal cual lo hace este fanegas (que en un alarde de ingenio asemeja Waldemar Daninsky con una actriz porno llamada Renata Daninsky), y muy díficil es intentar ver esta película sin ningún tipo de complejos. Y es que estoy hasta los huevos, repito HASTA LOS HUEVOS, que se ensalcen películas con errores narrativos imperdonables como los que se dan en Nueva York bajo el terror de los zombies (porque los tiene aunque se trate de una gran película), resalzando algunas secuencias como la ya épica batalla entre Zombie/Tiburón. Para luego echar por tierra y menospreciar otros films como este y ver risible la pelea entre... ¡un Tigre y un hombre-lobo! Seamos serios señores, ¡ya le hubiera gustado a Lucio Fulci rodar una cosa así! Creo que ya va siendo hora que se respete a Paul Naschy y se le sepa perdonar algunos "errores" al igual que se hace con otros directores extranjeros. ¡Mecagoenlaputaya!

Naschy cuenta en sus memorias que el mismísimo Akira Kurosawa le felicitó por la película y le dijo que había conseguido el tempo y ambientación adecuados para la película. No por menos, la película nos regala algunas imágenes de gran fuerza y belleza, como la escena en la vemos a Daninsky en lo alto de un tejado con la Luna llena coronándole. Y es que La Bestia y la Espada Mágica es una de las películas mejores realizadas por Paul Naschy/Jacinto Molina (junto si se me permite, El Retorno del Hombre Lobo, Inquisición y su gran obra maestra: El Huerto del Francés), ayudado por una siempre excelente fotografía de Julio Burgos que tan buenos resultados ha dado siempre en la filmografía del tito Paul.



Por cierto, recientemente en japón se ha editado un libro sobre el tito Paul Naschy que parece ser la mar de suculento... De hecho, ya estoy estudiando japonés para devorarlo lo antes posible. ¡Sayonara!

Titulo original: La Bestia y la Espada Mágica (España/Japón, 1983)
Director: Jacinto Molina
Guión: Jacinto Molina
Actores: Paul Naschy, Beatriz Escudero, Shigeri Amachi...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada